Cuidados de la joyería

1) Trata tus piezas con delicadeza. Procura no forzar los cierres y evita caídas o roces en la medida de lo posible. Retíra tu joyería antes de dormir, bañarte o practicar deporte el sudor puede dañar tus piezas, recuerda que todos tenemos un nivel de Ph diferente en la piel.

2) La exposición a cualquier producto químico puede alterar el color del baño(chapado) en oro y dañar la superficie de las piezas y piedras. Por eso No rocíes perfume sobre ellas, ni cremas y en el caso de la plata 925 y 950, evita bañarte en spas o aguas termales. El contacto con los sulfuros hará que se oxiden y ennegrezcan.

3) Utiliza una gamuza para la limpieza. Si fuera necesario frota suavemente con una toalla de algodón húmeda y seca con cuidado. 

4) Aunque nos encanta que lleves nuestras piezas de manera habitual, recuerda que el uso diario acelerará su deterioro. Cuando te las quites, guárdalas en su caja original o un joyero y no las mezcles con otras piezas para evitar ralladuras innecesarias, desgaste o que se te enreden tus piezas e incluso se te pueda reventar. 

5) Si sigues estos consejos tus piezas lucirán como el primer día durante mucho tiempo. No obstante, debido al uso corriente pueden sufrir roturas o desgaste, eso es lo normal. Sólo en caso de defecto de fabricación, reemplazaremos la pieza defectuosa por otra en perfectas condiciones, igual o similar, en caso que no haya ya el mismo modelo, lo cambiaríamos por algo de tu gusto del mismo valor, No podemos hacernos responsables en caso de mal uso o uso negligente de la joyería.